Arquitectura Hotel Valle Sagrado exclusivo en Cusco Perú.

Hotel explora Valle Sagrado: En armonía con el entorno

Las infinitas obras, huellas y vestigios de Valle Sagrado son las pistas en torno a las cuales se despliega nuestra arquitectura, la cual busca responder tanto a dimensiones terrenales como a aquellas de orden sagrado. Poeta, filósofo e intérprete concienzudo de lugares, el Premio Nacional de Arquitectura de Chile José Cruz Ovalle nos guía brevemente por el diálogo con el entorno que le llevó a la proyección de explora Valle Sagrado.

Hotel explora Valle Sagrado: En armonía con el entorno

Para explora, un hotel  hace lugar acompasando el ritmo del paraje en el que se sitúa,  poniendo en  relación la proximidad y la lejanía.

José Cruz Ovalle

Arquitectura hotel Valle Sagrado

La forma en la que José Cruz Ovalle habla es pausada y asertiva, articulando oraciones en las que cada palabra parece haber sido tranquilamente seleccionada para cumplir un propósito. Esta asertividad lingüística es transversal tanto a su discurso como a su obra, en la que conviven contradictoriamente el propósito y la poesía. Ganador del Premio Nacional de Arquitectura en el año 2012, es justamente esta mezcla la que hace de Cruz un intérprete concienzudo de lugares, uno de los mejores arquitectos de Chile y el encargado del diseño de explora Valle Sagrado.

¿Cuál es el rol de la arquitectura en la filosofía de explora?

explora no es simplemente una compañía de hotelería sino algo mucho más complejo que considera las diversas dimensiones de lo que significa el viaje  y su relación  con los lugares.  En ese sentido la arquitectura de explora es un microcosmos del viaje en sí: desde los accesos a la permanencia y desde los recorridos hasta los puntos de llegada, busca un constante equilibrio entre contención y libertad.

explora siempre ha planteado un modo de hacer las cosas que se traduce en cada detalle de su operación. Se trata de estar atentos  a la experiencia desde sus diversos ángulos para permitir que cada viajero descubra los lugares sin ser dirigido sino simplemente orientado. Es la arquitectura quien entrega esta orientación inicial casi como si se tratara de una primera exploración de los alrededores.

Al igual que en un viaje, en la arquitectura de explora, probablemente no haya cabida a lo acostumbrado o a lo habitual ya que al igual que en cada una de sus exploraciones, muchas veces las preguntas parecerán responderse  solo a través de pistas y rastros en lugar de respuestas inmediatas.

¿Cuál es el proceso que vives como arquitecto al proyectar una obra en un determinado lugar?

Cada obra es diferente dependiendo de su propósito. En el caso puntual de un hotel, lo primero que debe hacer es mostrar a los viajeros dónde se encuentran para que  se orienten. Orientarse no significa poder distinguir solo sus coordenadas geográficas sino comprender y percibir el lugar plenamente. Esto es algo primordial para explora: la admiración por la belleza y la contemplación del entorno. Percibir esta belleza en su plenitud solo es posible en la medida en que se ha comprendido al lugar, abandonando toda pretensión de medirla o parametrizarla, puesto que no tiene parámetro más que sí misma.

Es aquí donde entra en juego la arquitectura, ya que en la medida en que el arquitecto haya efectivamente comprendido el lugar, será capaz de descubrir su ritmo a través de un diálogo con su historia, geografía, clima y otras particularidades, dimensionando el “genius  locci” que lo distingue. Siguiendo este ritmo, el arquitecto dará forma a espacios que lo acompasen y que permitan que el viajero, a su vez, pueda percibir la belleza que le rodea. Ese es el proceso que se vive con cada obra: encontrar el ritmo de su paraje respectivo.

¿Cómo fue este entendimiento en el caso del Valle Sagrado?

Podríamos decir que El Valle Sagrado es naturaleza enaltecida  por la mano del hombre desde hace siglos,  con innumerables obras, huellas y vestigios. Cada vestigio es una pista, pero también  se da algo propio de América:  la  hibridación que aparece, tras la fundación  española,  entre la  arquitectura inca y la que traen los colonizadores, cosa que puede verse  en la casona Mateo Pumacahua,  que forma también parte del hotel,  donde los españoles levantaron la obra sobre el mismo muro inca del andén,  tal como sucede en Cusco.

¿Existe alguna diferencia entre las obras proyectadas en Perú y las proyectadas en Chile?

Por supuesto que existen diferencias, son lugares completamente distintos, pero entiendo que tu pregunta se refiere más bien a un tema de fronteras. Tanto para mí como para explora, no existen las fronteras sino los territorios. Lo que exalta al viajero es la diversidad de América en toda su extensión y vastedad, y esta visión de vida se aplica a los 4 hoteles explora. Son distintos por su territorio, no por su país.

 


Destinos de explora

Suscríbete al explora News. Recibe nuestras noticias todos los meses.