Viajes a Patagonia: Exploraciones en el fin del mundo.

Exploraciones en Patagonia

Patagonia es una región extraordinaria ubicada en el extremo sur de América del Sur. Es la región donde termina la cordillera de los Andes y sus montañas se hunden en el mar austral. Los viajes a Patagonia son aventuras que han llamado la atención de exploradores de todo el mundo y todas las épocas, algunos en busca de descubrimientos y otros en busca de fortuna.

Exploraciones en Patagonia

Las experiencias vividas por los memorables exploradores que la visitaron fueron extraordinarias. Fernando de Magallanes, en 1520, descubrió el estrecho que lleva su nombre. En 1578, Sir Francis Drake bautizó al Cabo de Hornos por sus tempestuosas aguas. Charles Darwin la visitó en 1832, en el viaje que sirvió de fuente para escribir “El origen de las especies”.

El Mito de César

Muchos exploradores europeos viajaron a Patagonia; buscaban riquezas y tesoros, sustentados en el mito de César, creado por el capitán español Francisco César, en 1529. La historia sostenía que los incas habían escondido enormes cantidades de oro, plata y piedras preciosas en una ciudad escondida al sur de la cordillera de los Andes.

Según Enrique de Gandía, historiador argentino y autor de decenas de textos, entre ellos “Historia crítica de los mitos de la conquista americana”, la ciudad encantada de los Césares es la última leyenda que murió en América y la primera que dio lugar al hechizo que ejerce la eterna soledad de Patagonia. Durante un período de 300 años, este mito cautivó desde guerreros hasta monjes llevándolos por todos los rincones de la región.

Una nueva forma de conectar los océanos

Fernando de Magallanes fue un navegante y explorador portugués que, bajo bandera española, descubrió en 1520 el estrecho que lleva su nombre. En aquella época, Magallanes estaba tratando de evitar el Cabo de Hornos y su hostil clima para cruzar el Océano Pacífico. Su nave terminó el primer viaje que dio la vuelta completa a la Tierra.

El portugués murió en Filipinas y fue su tripulante vasco, Juan Sebastián Elcano, quien completó el viaje hasta regresar a España, en 1522, con solo 18 sobrevivientes. Un extraordinario viaje para la época, que hizo una parada en la Patagonia.

Los Jesuitas

Los sacerdotes jesuitas introdujeron las primeras ovejas en Patagonia, en 1703. Años después, esta región se haría conocida mundialmente por su industria de tejidos de lana de oveja. El Padre Thomas Falkner, inglés y misionero, escribió un libro dedicado a sus exploraciones con el objeto de que el mundo entero conociera esta fascinante región.

Ovejas en Patagonia

Robert FitzRoy

FitzRoy fue un meteorólogo, marino y geólogo inglés con espíritu aventurero. Durante su vida, visitó muchos lugares remotos y desconocidos para la época. En 1818, a los 12 años de edad, se enroló en la Armada Real Británica e hizo su primer viaje a Patagonia cuando tenía 14 años. Viajó nuevamente en 1828 en la famosa nave Beagle. En ese viaje, llevó por primera vez a aborígenes de Patagonia a Inglaterra y los presentó ante el Rey Guillermo IV y la reina Adelaida, en 1831.

En 1832, FitzRoy compartió tripulación con Charles Darwin en su viaje en el Beagle. Llevó la expedición exploradora a Patagonia, Chile central, la Cordillera de los Andes, Galápagos y otras memorables regiones de Sudamérica. Al regreso de su viaje, en 1836, fue premiado con la medalla de oro por la Royal Geographic Society por la publicación de sus diarios:

“¿Acaso no es un hecho extraordinario que la mayor parte de estas planicies esté formada por acumulaciones aluviales y piedrecillas laminadas y desgastadas por el mar? ¡Cuán extensa y tremendamente prolongada debe haber sido la acción de estas aguas que lograron suavizar las piedrecillas que ahora permanecen enterradas en los desiertos de Patagonia!” , 1837. 

El Cerro FitzRoy fue bautizado en honor a Robert por el explorador Francisco Moreno, en 1877, en reconocimiento por su aporte a la exploración de zonas remotas y fascinantes como lo es Patagonia.

El Rey de la Patagonia

El ciudadano francés Orélie-Antoine de Tounens, conocedor de la región, estableció lazos con los pobladores originarios. En 1860, se promulgó Rey de la Araucanía y la Patagonia, declarando su independencia de Chile y Argentina. Aparentemente, contaba con el apoyo de una asamblea de 3.000 representantes indígenas que instauraron una monarquía constitucional.

Tounens viajó a Valparaíso para presentar la Constitución del hipotético nuevo Estado, pero fue ignorado tanto por el gobierno chileno como por el francés, quienes lo consideraron loco. Finalmente, en 1862, fue arrestado por el Ejército chileno y deportado a Francia.

Las Torres del Paine y Lady Florence Dixie

La primera mención escrita del extraordinario Macizo del Paine la hizo Lady Florence Dixie, en 1880. En una descripción geológica de la zona, las nombra como “Las agujas de Cleopatra”. Florence Dixie fue una escritora escocesa, viajera, corresponsal de guerra y feminista.  En 1878, inició su viaje a Patagonia cuyo resultado fue el libro “Travelling across Patagonia.”

Sus exploraciones fueron tan profundas que le permitieron discrepar con Charles Darwin respecto del tuco-tuco. Según Darwin, el roedor patagónico era una criatura nocturna, pero Dixie la había observado de día; así, le envió una copia de su libro el cual permanece hasta hoy en la sección de libros raros de la biblioteca de la Universidad de Cambridge.

Otros notables exploradores en sus viajes a Patagonia

Cuernos del PaineEl geólogo sueco y finlandés Otto Nordenskjöld exploró lo que hoy corresponde al Parque Nacional Torres del Paine y otras zonas de la Patagonia y la Antártida, en 1890. En su honor se bautizó como Lago Nordenskjöld al lago que se encuentra en las faldas del Macizo del Paine.

El botánico sueco Carl Johan Fredrik Skottsberg participó en la expedición sueca a la Antártica de 1902 y lideró la expedición magallánica sueca a la Patagonia, en 1907. Además, exploró la región de las Torres del Paine y otros fascinantes destinos remotos de todo el mundo.

El misionero italiano Alberto María de Agostini exploró la Patagonia innumerables veces. La belleza de la naturaleza patagónica lo hizo convertirse en montañista, geógrafo, etnógrafo, explorador, fotógrafo y cineasta. En enero de 1931, fue el primero en cruzar caminando los campos de hielo sur desde el lago Viedma en Argentina hasta los fiordos chilenos en el Océano Pacífico.

De Agostini publicó 22 libros sobre Patagonia, los cuales están llenos de descripciones y fotografías tomadas por él mismo. Además, en 1933 filmó un documental llamado Terre Magellaniche. Hoy, un parque de Tierra del Fuego lleva su nombre.

Muchos otros exploradores quedaron fascinados con sus viajes a Patagonia, una tierra extraordinaria desde diversos puntos de vista. Hoy, sigue asombrando a sus visitantes por su extrema belleza y singularidad. Un viaje a Patagonia motiva en el viajero el placer de la aventura y la voluntad de explorar.

Destinos de explora

Suscríbete al explora News. Recibe nuestras noticias todos los meses.