Tren a Machu Picchu; Una experiencia de Lujo con Explora

El Tren a Machu Picchu

Disfrute de un viaje inolvidable hacia el corazón del Imperio Inca.

El Tren a Machu Picchu

Cada grupo, un idioma. Parece una versión moderna de la Torre de Babel. Pero los pasajeros de este tren no quieren llegar al cielo porque ya vienen de Cusco que está a  más de 3.400 metros de altura en los andes peruanos. Provenientes de todos los rincones de la tierra, ellos partirán con destino a una de las ciudadelas más míticas de nuestro planeta. Escribirán uno de los capítulos más emocionantes en su bitácora de viajes: el tren a Machu Picchu y Valle Sagrado.

Es sin duda esta es la mejor forma para llegar. Con un guía registrado la alternativa al es una caminata de varios días por el Camino del Inca o el Trekking del Salkantay. El autobús o automóvil es una opción menos conocida y, dependiendo de a quién le pregunte, tal vez hasta peligrosa.

Quizás, durante su estadía en Cusco muchos de los pasajeros del tren a Machu Picchu sufrieron del mal de altura, apunamiento o soroche. Distintos términos que hablan de falta de energía, cansancio y dificultad para respirar. Es un mal que obliga a muchos visitantes a bajar el ritmo, descansar y obligar a su cuerpo a aclimatarse al nuevo escenario. La solución la encuentran finalmente en un té de coca o de muña, dos distintas infusiones con propiedades carminativas y digestivas.

explorations full day Machu Picchu

Inca Rail: el tren a Machu Picchu

Hay dos operadores de tren a Machu Picchu y Valle Sagrado que comparten la misma red ferroviaria. El servicio de  Inca Rail va desde la localidad de Ollantaytambo (a 1.5 horas hrs de Cusco) hacia el poblado de Aguas Calientes dura 1:40 hrs.

La otra alternativa para tomar un tren a Machu Picchu y Valle Sagrado es Perurail  cuyo viaje de Poroy (a 20 min de Cusco) a Aguas Calientes (a media hora de Machu Picchu) tiene una duración de 4 horas. Se puede elegir entre tres tipos de cabina Perurail a Aguas Calientes: Expedition, Vistadome, y el lujoso Hiram Bingham (en honor al explorador que “redescubrió” Machu Picchu en 1911).

Preparaciones para llegar en tren a Machu Picchu

Es de novatos pensar que el pasaje en tren a Machu Picchu se compra ese mismo día. Se recomienda hacerlo apenas se haya adquirido la entrada a la ciudadela inca. Varios han pagado el noviciado.

El grupo del tren a Machu Picchu es diverso y animado. Han planificado su visita sabiendo que de abril a octubre es la temporada seca con cielos despejados. En noviembre se nublan los cielos y en diciembre comienzan las lluvias que duran hasta marzo. Y eso fue todo. Después de esa averiguación, fue su hotel el que se preocupó de todo lo demás. Y es que explora Valle Sagrado tiene incluido dentro de su reserva el viaje en el espectacular carro Vistadome de Perurail en el que la travesía es más completa.
Así, el tren a Machu Picchu pasa de ser un medio de transporte, a una experiencia en sí misma. Las ventanas suben curvándose sobre el techo y éste también incluye espacios en los que se puede ver a través.

Half day exploration hike

¡Todos a bordo! ¡Hacia la aventura!

Y el tren a Machu Picchu se pone en movimiento. Al poco andar, se detiene y retrocede. La inquietud dura hasta que se dan cuenta que esa es la forma de recorrer el primer tramo, hacia adelante y hacia atrás, zigzagueando para subir la primera etapa. El trayecto en tren a Machu Picchu continúa salpicado de espectaculares vistas de sierra y selva mientras desciende a los bosques tropicales siguiendo el cauce del Río Urubamba a 2100 m.s.n.m.

Un par de consejos al viajero en tren a Machu Picchu. Hay quienes aseguran que hay que sentarse en el lado izquierdo del tren (mirando hacia el frente)  ya que las vistas son mucho mejores. También recomiendan usar un polarizador para el lente para evitar los reflejos de las ventanas. De lo contrario, hay que conformarse con pegarse como una ventosa a los vidrios para no perder los extraordinarios paisajes del recorrido.

Disfrutar de un camino ancestral

El tren a Machu Picchu es una aventura en sí misma. La idea es finalmente disfrutar tanto del camino como del destino. ¿No es acaso esa la filosofía del viajero? A quién tiene el tiempo se recomienda tomar el camino con calma. Machu Picchu  ha estado ahí por medio milenio. El grupo del hotel explora desciende del tren a Machu Picchu en Ollantaytambo. Su destino está a sólo 20 minutos en una cómoda van, en la tranquila zona de Urquillos.

Resguardado en una de las haciendas más apartadas del valle, explora Valle Sagrado se levanta en una antigua plantación de maíz rodeada de impetuosas montañas que alguna vez fueron el hogar del gran Imperio Inca. Para cualquier viajero, esta localidad posee muchas ruinas para explorar. Sin embargo, el viajero explora tiene más de 20 alternativas, a pie o en bicicleta, con guías que que se aseguran sus huéspedes vivan en profundidad la geografía única y la cultura andina de la zona. Ellos, desde aquí, vivirán su propia experiencia. La experiencia explora. Usted, ¿se anima?

Destinos de explora

Suscríbete al explora News. Recibe nuestras noticias todos los meses.